Cómo estructurar conversaciones de coaching eficaces

{"id":330,"name":"Nelli Gevorgyan","name_am":"Nelli Gevorgyan","image":"https:\/\/d35v9chtr4gec.cloudfront.net\/uteach\/admins\/RHM9xPMMTfo0GIdxO9Ll-1655985866\/nelli.png","other_profession":"Content writer"}

Artículo de Nelli Gevorgyan

Content writer

Publicado 08 May 2023
12 lectura mínima
Cómo estructurar conversaciones de coaching eficaces

Para que los entrenamientos y sesiones sean eficaces y aporten resultados al cliente, deben estar estructurados y tener una dirección concreta.

La pregunta del día es Cómo estructurar conversaciones de coaching efectivas, y la responderemos a lo largo de este artículo. Además, cubriremos los conceptos, la importancia de las conversaciones de coaching y, en general, cómo preparar los consejos para la sesión.

Una conversación de coaching difiere de una conversación típica en la que se da consejo o ayuda para resolver un problema. En su lugar, se centra en guiar al cliente a través del debate para aumentar su autoconocimiento y permitirle identificar y desarrollar sus propias soluciones.

La conversación de coaching implementa el cuestionamiento y el enfoque denominado "preguntar". Por lo tanto, lo que haces como coach a lo largo de la conversación es - escuchar, hacer preguntas y ayudar al cliente a llegar a sus propias soluciones.

Preguntas para hacer durante tus sesiones

Es esencial tener la estructura adecuada y hacer preguntas prácticas para que la sesión tenga éxito. La estructura es vital para las conversaciones de coaching porque te permite ser eficaz y aporta a los clientes los resultados deseados. Tu sesión debe conducir hacia algo; las preguntas adecuadamente estructuradas te ahorrarán mucho tiempo.

  • Bien, de acuerdo, Ben, muchas gracias, pero ¿puedes darme algunos ejemplos de preguntas que puedo hacer durante las sesiones de coaching?
  • Claro que puedo; aquí están.

Hacer las preguntas adecuadases tan vital como tener conversaciones estructuradas que lleven a alguna parte.

Empieza con tu coaching

Así que estas son algunas de las preguntas más potentes que los coaches simplemente deben hacer a sus clientes:

  • ¿Qué quieres conseguir a través de este programa de coaching?
  • ¿Qué te hace feliz?
  • Si consigues X objetivo, ¿eso te hará feliz?
  • ¿Cómo sabrás que eres feliz?
  • ¿Qué sensación te produce la felicidad o el éxito?
  • ¿Qué aspectos de tu vida te gustaría mejorar o transformar por completo?
  • ¿Cuáles son los mayores obstáculos a los que te enfrentas?
  • ¿Por qué crees que esos desafíosno se pueden resolver?
  • ¿Cómo puedes superar el desafío si separas a las personas del problema?

Etc. Hay varios conjuntos de preguntas para varios objetivos de la conversación. Consulta el artículo 57 preguntas para hacer en una sesión de coaching para encontrar las mejores preguntas para tus sesiones.

5 pasos para estructurar conversaciones efectivas de Coaching

Es hora de repasar los 5 pasos principales que debes completar para estructurar conversaciones efectivas de Coaching. Así que, si estás preparado, vamos a sumergirnos en ello.

#1 Identifica el Objetivo de la Conversación

Antes de iniciar la conversación, debes estar preparado para ella conociendo el objetivo principal. Cuando vea cómo el objetivo está conectado con el objetivo final del programa de formación, podrá estructurar la conversación de forma eficaz. Asegúrese de que están explícitamente vívidos en la plantilla de contrato de coaching.

#2 Escuchar

El elemento principal de una conversación de coaching eficaz es escuchar, no juzgar y no sacar conclusiones precipitadas. Simplemente, escucha lo que el cliente tiene que decir.

#3 Haz las preguntas adecuadas

Cuando tengas claro el objetivo de la conversación y hayas entrenado lo suficiente tu capacidad de escucha, es el momento de idear las preguntas que te ayudarán a conseguir el objetivo de la conversación. Por ejemplo, tal vez el objetivo de la conversación sea mejorar el autoconocimiento del cliente, tus preguntas deberían girar en torno a él.

O, si el objetivo es identificar los aspectos de la vida que al cliente le gustaría mejorar, las preguntas deben crearse y estructurarse en función de ello. También, para eso, se puede implementar el ejercicio de la rueda de la vida.

#4 Sé flexible

Por muy estructurado que esté todo, es casi imposible seguir la estructura exacta. Por lo tanto, no te resistas al coachee y déjale hablar aunque la conversación se dilate. Ten en cuenta las técnicas para volver a centrarte en el tema principal, pero nunca interrumpas al cliente de forma grosera, y sé más flexible.

#5 Implementa Actividades

Tu sesión no consistirá sólo en conversaciones, así que no olvides implementar ciertas actividades que también aumentarán el autoconocimientoy contribuirán a conversaciones más profundas.

Cómo estructurar conversaciones de coaching

5 grandes ejemplos de una buena conversación de coaching

Para que la conversación sea eficaz, debe seguir un objetivo definido. Por tanto, antes de iniciar una conversación, piense en los resultados que pretende conseguir. Por ejemplo, puede que quieras conocer mejor al cliente o entender sus puntos fuertes y débiles. Repasemos algunos ejemplos basados en objetivos.

#1 Identificar los puntos fuertes y débiles del cliente

Saber en qué es bueno el cliente y cuáles son sus dificultades le ayudará a ofrecer soluciones más útiles. Para ello, puede utilizar preguntas abiertas y preguntas cruzadas. He aquí un ejemplo de este tipo de conversación.

  • Coach: ¿Podría hablarme de su trabajo y qué es lo que más le gusta de él?
  • Cliente: Trabajo en ventas y me gusta conocer gente nueva y entablar relaciones.
  • Coach: ¿Y qué aspectos de su trabajo le resultan más difíciles?
  • Cliente: A veces, me cuesta negociar y cerrar tratos.
  • Coach: Bueno, es bueno saber dónde destacas y dónde necesitas mejorar. Qué puntos fuertes crees que puedes aprovechar para superar ese reto?
  • Cliente: Creo que mis habilidades de comunicación y psicología pueden venirme bien a la hora de negociar.
  • Coach: Esa es una gran idea. Trabajemos en el desarrollo de tus habilidades de negociación y veamos cómo otras fortalezas pueden ayudar a tener éxito.

#2 Identificar obstáculos

Tu trabajo como coach es también entender por qué el cliente está donde está. Si hay algo que le impide avanzar, deberíais ser capaces de intercambiar ideas y llegar a una solución que funcione. He aquí un breve ejemplo de ello.

  • Coach: ¿Hay algo especial en lo que quieras que trabajemos hoy?
  • Cliente: De hecho, lo hay. Estoy intentando perder peso pero no consigo seguir una dieta.
  • Coach: Entiendo. ¿Qué crees que te impide alcanzar tu objetivo de pérdida de peso? ¿Quizá no ha encontrado una dieta adecuada?
  • Cliente: Lo consulté con mi nutricionista, y hemos establecido una dieta que me gusta. Sin embargo, puedo tener dificultades con la alimentación emocional y para mantener la motivación. Además, no puedo seguir el calendario ya que estoy en reuniones.
  • Coach: Vale, esos son retos comunes. Según tu experiencia, ¿qué ha funcionado en el pasado para ayudarte a superar esos obstáculos?
  • Cliente: El mes pasado, encontré un compañero para rendir cuentas, y establecer pequeñas metas me ayudó a mantenerme en el buen camino.
  • Coach: Genial, es bueno saber lo que te ha funcionado antes. Ahora podemos incorporar estrategias similares en tu plan de pérdida de peso.
Descubre nuestras características

#3 Galvanizar al cliente para que pase a la acción

A veces puede no haber obstáculos ni retos. Sin embargo, los clientes pueden tener dificultades para comprometerse con una acción. En este caso, necesitarán una pequeña chispa o un rayo de motivación por tu parte para seguir adelante.

  • Coach: Veo que entiendes la importancia de cuidar tu bienestar físico. Y me he dado cuenta de que no has estado haciendo ejercicio. ¿Hay alguna razón en particular para ello?
  • Cliente: Bueno, he estado tan ocupado con el trabajo y otras cosas que no he tenido tiempo ni energía.
  • Coach: Lo entiendo, pero recuerde que cuidarse es esencial para la salud en general. Empezando con sólo 10 minutos al día, puedes aumentar gradualmente el tiempo de ejercicio y sentir los beneficios. ¿Qué tal si elaboramos un plan juntos?
  • Cliente: Supongo que suena bien. ¿Qué sugieres?
  • Coach: Empecemos estableciendo un objetivo realista y un horario que te funcione y luego responsabilicémonos mutuamente. Tú puedes, y yo estoy aquí para apoyarte en cada paso del camino.

#4 Fomentar el autoconocimiento

El autoconocimiento es una de las claves del crecimiento personal y profesional. Ayuda a mejorar la capacidad de toma de decisiones y a establecer prioridades. Cuando el coachee es consciente de sí mismo, está mejor preparado para afrontar los contratiempos. Si este es uno de tus objetivos, fíjate en el siguiente ejemplo.

  • Coach: ¿Puedes contarme alguna situación reciente en la que te hayas sentido enfadado o frustrado?
  • Cliente: Claro, recuerdo que me enfadé cuando mi colega se atribuyó el mérito de mi trabajo durante una reunión.
  • Coach: ¿Y cómo reaccionaste en ese momento?
  • Cliente: No dije nada, y no podía. Sin embargo, estaba casi fuera de mí.
  • Coach: ¿Qué pensamientos pasaban por tu cabeza en ese momento?
  • Cliente: Pensaba que mi compañero estaba siendo injusto y se estaba aprovechando de mi trabajo.
  • Coach:¿Crees que podrías haber reaccionado de otra manera ante la situación?
  • Cliente: Tal vez podría haber hablado tranquilamente con mi colega después de la reunión.
  • Coach: Genial. Recuerde que reconocer sus pensamientos y sentimientos en el momento puede ayudarle a responder con mayor eficacia. Hablemos de algunas estrategias para comunicarte asertivamente en el futuro.

#5 Desarrollar habilidades particulares

Una de las razones más comunes por las que los clientes buscan la ayuda de un coach es que quieren mejorar una habilidad determinada. Tanto si se trata de una habilidad profesional como personal, los coaches pueden proporcionar a los clientes la orientación y el apoyo que necesitan para alcanzar el nivel de competencia deseado. Veamos el ejemplo en el que el cliente desea trabajar en habilidades de liderazgo.

  • Coach: Entonces, ¿qué tipo de cualidades de liderazgo te gustaría que trabajáramos?
  • Cliente: Bueno, hay muchas. Pero supongo que me gustaría ser mejor en la delegación y la toma de decisiones.
  • Coach: Genial. Empecemos por identificar las tareas o decisiones específicas con las que tienes dificultades. A continuación, podemos trabajar en estrategias para delegar con eficacia y tomar decisiones con confianza.
  • Cliente: Vale, a menudo siento que tengo que hacerlo todo yo mismo. ¿Cómo puedo cambiar eso?
  • Coach: Una forma es evaluar los puntos fuertes de los miembros de su equipo y delegar tareas en consecuencia. Esto no sólo te ayuda a ti, sino que también desarrolla sus habilidades y aumenta su confianza.

Puedes empezar las conversaciones con preguntas abiertas o probar técnicas de preguntas cruzadas en función de los objetivos.

Puedes pasar a las partes prácticas a medida que comprendas lo que el cliente necesita o desea trabajar. Esto incluye desarrollar estrategias y métodos para abordar el asunto.

Descarga nuestras guías electrónicas GRATUITAS

Útil plantilla de conversación de coaching

Para asegurarte de que no se te escapa nada al estructurar las conversaciones de coaching, puedes utilizar esta sencilla plantilla. Anota las respuestas a estas preguntas y podrás tener un ejemplo de conversación práctica de coaching.

  • Objetivo. Puedes empezar definiendo tu objetivo principal y el tema de la conversación.

¿Qué quieres conseguir al final de la conversación?

¿Cómo puedes aprovechar mejor el tiempo?

¿Cuáles son las necesidades y deseos del cliente?

  • Situación actual. Comprenda cómo han ido las cosas con el cliente en relación con su objetivo mutuo.

¿Qué ha funcionado hasta ahora?

¿Qué no ha funcionado?

¿Hay algo más que hacer?

¿Qué motiva al cliente a seguir intentándolo?

  • Posibilidades de crecimiento. Descubrir qué áreas necesitarán mejoras.

¿Qué impide al cliente alcanzar su objetivo mutuo?

¿Qué posibles retos separan al coachee de los resultados deseados?

  • Opciones. Trace varias soluciones para mejorar la situación actual.

¿Cuáles son las posibles estrategias y opciones que potencialmente pueden funcionar?

¿Qué no ha probado que podría funcionar?

  • Puntos clave. Resuma la conversación exponiendo los puntos clave.

¿Entendió el cliente lo que tenía que hacer a continuación?

¿Cuáles fueron algunas de las ideas útiles de la conversación?

¿Se estableció un plan de acción específico?

Todos estos pasos y preguntas pueden personalizarse aún más para cumplir el objetivo específico de la conversación. También puede dejar espacio para notas, comentarios u observaciones adicionales en cada sección.

Hombres estructurando un plan para una conversación de coaching

Haga que su coaching sea más eficaz con el coaching online

¿Sabía que el coaching onlinees oficialmente más escalable que el coaching offline? Elimina las barreras de ubicación y da a los coaches acceso a audiencias internacionales.

Hay una increíble variedad de plataformas para coaches en línea. Las mejores te ofrecerán flexibilidad, asequibilidad y automatización todo en uno.

Uteach es una potente automatización todo en uno que viene muy bien con herramientas como el creador de sitios web, el creador de cursos, las sesiones de coaching y las integraciones. Le permite gestionar los pagos y el marketing desde un panel de control fácil de usar. Además, usted no necesita ninguna habilidad de codificación para construir un sitio web y personalizarlo como quiera debido al constructor visual de arrastrar y soltar.

Así que, si quieres un negocio de coachingen línea y escalable, Uteach es la elección correcta para ti.

Empieza GRATIS

Facebook Twitter Linkedin Reddit

Obtenga el contenido más útil y los consejos de expertos directamente en su bandeja de entrada. ¡Suscríbete para recibir actualizaciones!

¡Gracias! Por favor, revisa tu correo electrónico (no olvides revisar las carpetas de spam y promociones).

TL;RD
  ? Demasiado largo; no leí

Una conversación de coaching es un cambio de una conversación habitual en la que se dan consejos o se ayuda a resolver un problema a una orientación a través del debate para dotar al cliente de la conciencia necesaria para que pueda llegar a una solución por sí mismo.


Para lograr el éxito en las conversaciones de coaching, escuche activamente, formule preguntas abiertas, proporcione retroalimentación y ánimo, ayude a establecer objetivos alcanzables y evalúe el progreso.


Las principales estrategias de una conversación de coaching exitosa incluyen identificar el objetivo de la sesión, escuchar al interlocutor, formular las preguntas adecuadas y poner en práctica las actividades relacionadas.